Café-Tea

 


Café-Tea, es el resultado de la unión de dos factores:

En primer lugar, se basa en la recogida día a día del goteo del portafiltros de una cafetera en un recipiente o papel, para posteriormente recoger los efectos que se originan en esta acción, una vez que se ha secado. La observación de este hecho cotidiano, su forma, su color, su textura, en definitiva su estética, es lo que me induce a realizar esta serie fotográfica tan personal. 

En segundo lugar, un factor determinante que es la inspiración en la pintura China y su empleo de la tinta por antonomasia.

Haber tenido la ocasión y el privilegio de conocer personalmente, conversar y disfrutar de la obra del Maestro Don Xiaoming, Decano Mayor del Instituto de Bellas Artes de Shenzhen, en mi estancia en este organismo, ha ejercido una fuerte influencia que ha sido el principal motor para el desarrollo de este trabajo fotográfico.

Café-Tea no es otra cosa que la intención de unir dos culturas, oriente y occidente, tomando como símbolos casi sagrados estos dos extraordinarios elementos.